¿Cuál es la extensión ideal para los artículos de tu blog?

Descubre qué tan largos deben ser tus artículos según las necesidades de tu blog. Aquí te explicaré las ventajas y desventajas que ofrecen artículos con diferentes extensiones.

Todos los bloggers nos hemos enfrentado a esta duda. Hay expertos que dicen que los artículos largos posicionan mejor. Otros dicen que los cortos son más fáciles de leer para nuestros lectores. Todos tienen razón, pero ninguno resuelve nuestras dudas porque no ofrecen una visión global.

Para obtener una respuesta clara es necesario combinar varios aspectos: Posicionamiento, temática, atención del lector, frecuencia de publicación, apoyo audiovisual, información disponible y por supuesto, lo que hace la competencia.

Extensión y frecuencia

Sin duda hay dos puntos principales que influyen mucho en el estilo de un blog. La frecuencia de publicación y la extensión de los artículos. Ambos aspectos deben mantenerse constantes para facilitar el posicionamiento. Además, están muy ligados entre sí. Un blog con artículos más cortos debería publicar con mayor frecuencia. La frecuencia de publicación será menor en un blog de artículos largos.

La pregunta se cae de madura, ¿esa decisión debemos tomarla nosotros? Pienso que no, que para eso debemos conocer el comportamiento de nuestros lectores.

Si tu público solo lee blogs los fines de semana, no conviene publicar todos los días. En cambio, si leen por las noches, tal vez te convenga publicar de lunes a viernes. Todo depende del comportamiento de tus lectores. Para bloggers nuevos, la mejor opción es analizar a la competencia. Donde ellos publican es porque les funciona.

Temática y apoyo audiovisual

No es lo mismo publicar en un blog de moda que en un blog sobre física cuántica. La profundidad que requiere cada tema varía desde unos cientos de palabras hasta más de mil. De nuevo son tus lectores quienes deciden.

Volviendo a los blogs de moda, estos se valen más de las fotos y el texto es muchas veces un apoyo. Al contrario de un blog de física cuántica, en el que la información textual sería la base del contenido.

Otro caso para resaltar es el de las infografías. No es conveniente publicarlas sin una cantidad de texto que las acompañe. El contenido debe aprovecharse tanto dentro de lo gráfico como en el texto.

Igual sucede con el video que se publica para los lectores que desean verlo. Sin embargo, para quienes no quieran ver el video debemos hacer un pequeño resumen en texto.

Todo esto influye y es vital en la extensión de un artículo, como lo veremos más adelante. Hay que cumplir un límite mínimo de extensión.

La atención del lector y la información

Como el objetivo de todo artículo es dar valor al lector, nuestros esfuerzos deben dirigirse a satisfacer su necesidad. Puede ser que aclaremos una duda, demos a conocer una noticia o solo busquemos entretener. En cualquier caso la información es vital y equivale al contenido, la base con la que construimos el artículo.

La atención del lector será inversamente proporcional a la calidad de la información que ofrezcamos. Si quien visita nuestra página se encuentra con un motón de palabras sin ningún contenido sustancial, abandonará la lectura. Una gran variedad de fuentes permite mayor profundidad en el tema. Esto se traduce en la posibilidad de hacer más extensos nuestros artículos.

Por ejemplo, si sabes poco de arreglar aviones, no podrás escribir un artículo de 1500 palabras sobre ello. Puedes intentarlo, pero el contenido será tan disperso que no logrará mantener la atención del lector. En cambio, si te documentas y buscas información, podrás explayarte más. El resultado será una mejor atención y más tiempo de permanencia.

El posicionamiento y la competencia

Hay que imitar a los mejores, dicen. Y es verdad. Los primeros de los resultados de búsquedas en tu temática están allí por algo. Han hecho su tarea, investigando a sus lectores para adaptarse a sus necesidades. El perfil de sus lectores es parecido al de tu público objetivo, así que puedes seguir sus pautas.

¿Cómo publican sus artículos los líderes de tu sector? Uno a la semana de entre 1000 y 2000 palabras, o cinco a la semana de 300 a 500 palabras. Navega por otros blogs y averigua cuáles son los contenidos más comentados y compartidos. Combinar el número de visitas e interacciones de una página con la fecha y hora de publicación te puede dar datos interesantes.

No es ningún secreto que los blogs más visitados publican artículos sobre las 1000 palabras. Google ve con buenos ojos estos artículos extensos y los posiciona bien de salida. Sin embargo, este es solo el primer impulso. Luego, tenemos 199 criterios más que decidirán si tu artículo se posiciona bien o no.

Entonces, ¿qué extensión de artículo me conviene más?

Tomando en cuenta todos estos puntos, revisa la lista de abajo para saberlo:

Menos de 300 palabras

Los artículos cortos sirven para desarrollar temas concretos. La redacción debe ser clara y sencilla. Ideal para quien desea publicar seguido, de forma diaria o interdiaria.

A Google no le gustan los artículos tan cortos. Para obtener un buen posicionamiento tendrás que apoyarte en factores como las visitas, enlaces y las interacciones sociales que recibe tu artículo. Una buena opción es apoyarte con imágenes o videos.

De 300 a 700 palabras

Estos artículos ofrecen la cantidad adecuada de espacio para desarrollar un tema. Son ideales para obtener un buen tiempo de permanencia de tus lectores. Este tipo de lectura bordea los tres o cuatro minutos de atención.

La extensión de estos contenidos se presta para publicar tres o cuatro veces por semana. Además, permite un mayor uso de palabra clave. Los buscadores ven con mejores ojos este tipo de artículos. La frecuencia de publicación alta ayuda a posicionar más rápido un blog.

De 700 a 1200 palabras

Los estudios demuestran que la mayor parte de artículos que hay en internet rondan las 700-800 palabras. A partir de este punto hay un reto al que nos enfrentamos: Mantener la atención del lector. Con lecturas que llegan a superar los cinco minutos, debemos ofrecer información valiosa y bien estructurada. Las listas son comunes en artículos de esta extensión.

Una buena forma de romper la monotonía de un texto largo es con elementos visuales. También podemos recurrir a videos, aunque estos no deben ser muy largos. Si trabajamos bien en ello obtendremos buen posicionamiento. Sin embargo, el nivel de elaboración que requieren hace que solo podamos publicar dos o tres veces por semana.

De 1200 a 1800 palabras

Presentan una mayor dificultad para mantener enganchado al lector. Estamos rozando el umbral de atención, que es de 7 minutos en internet. Tendremos que recurrir a técnicas narrativas como el storytelling y a subtítulos para separar los temas. Es casi obligatorio incluir imágenes o video en esta clase de contenidos.

Tendremos un buen posicionamiento para comenzar, pero no hay que confiarse. Un artículo de baja calidad generaría una alta tasa de rebote de visitantes. Esto se traduce en una pérdida de posicionamiento. Estos contenidos requieren de mucha documentación y de un gran cuidado en la estructura. Por esa razón, los blogs que publican en este formato lo hacen una vez por semana.

De 1800 a 3000 palabras

Son los artículos que más se comparten, cuando se hacen bien. La mayoría son guías sobre un tema particular, con amplia información y material como infografías. Al tratar asuntos complejos, es muy útil incluir enlaces para ampliar algunos conceptos. Esto nos evita tener que explicarlo todo y extendernos más de lo debido.

Hay quienes prefieren publicar este tipo de contenidos por partes. Es una buena alternativa para quien no quiere perder su frecuencia de publicación. Escribir un artículo de tantas palabras siempre es una jugada arriesgada, pues nada nos garantiza que tendrá éxito. Lo que si podemos decir es que si se adapta a las necesidades de tus lectores se convertirá en contenido potencialmente viral.

No existe una extensión ideal para todos

Esa es la verdad en cuanto a todos los blogs, pero en cuanto a tu propio blog si existe una extensión ideal. Dependerá de ti poderla encontrar, con ayuda de esta pequeña guía. Tal vez te sientas más a gusto escribiendo corto o largo, pero nunca olvides que tus lectores también deben sentirse a gusto.

Adaptar el propio estilo a lo que buscan los lectores es la principal cualidad de un blogger exitoso. El debate continúa y como ya hemos visto, cada blogger tiene sus propias estadísticas y una opinión que aportar.

¿Y cuál es la extensión ideal para tus artículos?

Cuéntame qué opinas y si te gustó este artículo compártelo en tus redes sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s