¿Cómo usar la coma de forma adecuada?

Escribir bien es la mejor carta de presentación que puede tener. Demuestra conocimiento, dedicación y cuidado por los detalles. Nuestro idioma es muy libre en cuanto a las reglas y nos permite tomarnos muchas licencias. Algunos incluso consideran que los errores de redacción pueden pasar percibidos, pero se notan.

Los lectores se dan cuenta de los errores de redacción porque dificultan su lectura. Una lectura dificultosa nunca es agradable, mucho menos si genera confusión, impidiendo que el mensaje se entienda con claridad. El resultado de la mala redacción, es una mala imagen ante quien nos lee. Así que vale más tener cuidado de esos detalles para cuidar nuestra reputación.

La coma es el más utilizado de los signos de puntuación. De su correcto uso depende en gran medida que un texto esté bien escrito. Las reglas para su uso pueden ser flexibles en algunos casos, pero en otros el mal uso puede resultar en graves confusiones.

Contrario a lo que muchos piensan, la coma no equivale a las pausas del habla oral. Tengamos presente que no todas las pausas a la hora de leer el texto equivalen al uso de una coma. Para evitar cometer errores, veamos unos cuantos consejos.

Sigue leyendo «¿Cómo usar la coma de forma adecuada?»

5 errores que no notas al escribir, pero tus lectores sí

¿No te ha pasado que al terminar de leer un texto te quedas con un sabor agridulce? ¿Y si eso también le sucede a tus lectores? La razón puede estar oculta en errores de redacción de los que no somos conscientes al escribir. Errores que al desconocer, tampoco somos capaces de corregir.

Como todo escritor, a veces me gusta leer mis viejos escritos para evaluar mi progreso. Entonces, descubro errores propios de la inexperiencia y me pregunto, ¿qué otros errores estaré cometiendo ahora? Lo cierto, es que ninguno de nosotros alcanzará la perfección al escribir, pero lo que sí podemos alcanzar es la claridad y la sencillez.

Nos gusta escribir y que lo que escribimos se entienda. Por eso, nos tomamos el tiempo de revisar nuestros textos. Corregimos las tildes, la puntuación y el buen uso de las palabras. Sin embargo, la revisión no termina allí. Existen una serie de fallos en la redacción que son más difíciles de encontrar, sobre todo si el que revisa el texto es el mismo escritor.

Sigue leyendo «5 errores que no notas al escribir, pero tus lectores sí»